jueves, 25 de octubre de 2007

Hay gente que no....

Gente que te dice tenes que trabajar, gente que te dice tenes que estudiar..... gente que no.
No recuerdo bien la letra pero por ahí iba la cosa.




Hay gente que no, que no sigue al resto. Aun nadando en la manada, uno los puede llegar a ver llendo de un lado para el otro, preocupados, ayudando, haciendo cosas por los demás. Y no me refiero haciendo caridad para compensar las culpas de una sociedad injusta. Sino haciendo, sumándose a las causas que les simpatizan. (que es un poco mas que mandar un mensaje por celular para votar a la bailarina del caño)

Y bueno estas personas he descubierto que tiene la capacidad de conectarse, de oírse a través del griterío de este naufragio universal, donde todos pataleamos para no ahogarnos, gritamos para ser oídos, esperando la lanchita salvadora.... Pero somos millones y nadie ha visto un solo bote.





Pero bueno, al final entre tanto griterío y pataleo he encontrado a algunas personas, que ven y hacen las cosas diferentes. Algunas son de las que siempre estuvieron a mi lado pataleando y otras llegan de lejos, de muy lejos, pasan sobre las cordilleras y cruzan sobre los océanos. Y de a poco, casi como sin darse cuenta uno, descubre que no está tan solo en esto, que si bien son pocas las personas con las que uno coincide, hasta determinado punto, por lo menos existen. Están ahí. Viendo cada uno con su propio ojo, su realidad.

Así fue que me salio la exposición en Dolores-Uruguay, así tengo cuadros en Buenos Aires, en Lscala -España, amigos de todas partes me escriben para alimentar mi montaña notas para pintar.


Mi Amigo Sebastian en su galeria de Lscala Girona España








Hay que tener paciencia en esto, hay que buscar contactarse con personas autenticas, reales. Personas que llegan por lo que sos y no por lo que buscan encontrar.


bueno.
Saludos y gracias.
damian

2 comentarios:

laveron dijo...

así es, Damián. además, nadie es profeta en su tierra...y acá hay que andar a los codazos ( a los que les gusta esa forma). Otros venimos como de abajito, y seguiremos, diminutos Cronopios, dejando una huellita. El tiempo es el que se encarga de pasar el rastrillo. ¡Quién sabe!
Una más que escribe, te saluda!
un beso enorme!!!!

Maria Isabel dijo...

ay, damian, ay, querida cronopia, en nuestro paisito, como en todo el mundito
hay
reales y que no les gusta ir a los codazos
y de las otras, no hay que cejar en buscarlas que cuando uno menos piensa se te cruzan sin darte cuenta... claro hay que poder *andar* hasta entonces, es árido, rudo y difícil
rudo, árido y ...
difícil, árido y rudo y no sigo con la teoría combinatoria porque el olor a angustia podría cortar toda creación, incluída la propia re-creación continua que es quizás la que más cuenta
mientras tanto os diré... dejad que los niños vengan a mí . . . que he andado por lo menos dos caminos de los vuestros... y he marcado tarjeta en todos los precipicios